¿Cómo funciona?

El WiFi a bordo es más complejo que el WiFi en tierra; los datos de Internet utilizados en este vuelo viajan hacia/desde el avión, desde y al espacio por satélite ¡y luego regresan a la Tierra! Esto significa que las cosas pueden parecer un poco más lentas que en tierra y pueden tardar más en cargarse de lo que es habitual para usted.